Hace no mucho tiempo dentro de la iglesia que el Señor me confió a pastorear hubo un conflicto, como en toda iglesia los hay. Un hermano “muy bien intencionado” pero con poco conocimiento de la Palabra de Dios me decía que en su trabajo secular, siendo director de un área, le tocó resolver problemas diversos y me sugería resolverlos en la iglesia de la misma manera que en su ámbito secular. La realidad es que a pesar de la buena…