Hoy en día por la pandemia muchos se integran a la lista de personas en México que sufren de depresión, ansiedad, angustia, desánimo, miedo, tristeza; esto puede generar una pandemia mucho más grave, la pandemia de la salud mental.

Aún entre los creyentes puede venir esta oleada, los problemas no son ajenos a nosotros, los cristianos también estamos dentro de un mundo caído, más confiamos que el Señor nos aparta del mal:

Juan 17:15 Reina-Valera 1960

15 “No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal.”

Reina – Valera 1960

Los creyentes no estamos exentos de sufrir problemas en nuestra alma, la depresión, la ansiedad, el afán, el desánimo, el miedo y la tristeza pueden atacar, pero los que estamos en Cristo tenemos una manera muy distinta de enfrentar los problemas, Él nos ayuda de una forma extraordinaria, nos aparta del mal.

Podemos ver como el Señor lo hace, al final del Sermón del monte Él hizo esta impresionante declaración:

Mateo 7:24-27 Reina-Valera 1960

Los dos cimientos

24 “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.

25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.

26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena;

27 y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.”

Reina – Valera 1960

Si observamos los problemas son iguales para estos dos hombres, problemas que seguramente causan grandes impactos emocionales mas el que oye las palabras de Jesús es un hombre prudente, sabio, precavido que enfrenta los problemas con éxito pues obedece la Palabra del Señor.

Es por ello que en medio de un mundo que se está hundiendo como la casa del hombre insensato no encontraremos fuerza espiritual alguna, solo en la Palabra de Dios que es nuestra roca.

Ante la crisis el creyente necesita un buen consejo y nuestro consejo no puede venir de nadie, solo Cristo es nuestro Consejero.

Es alentador que uno de los nombres bíblicos de Jesucristo es el Consejero Admirable:

Isaías 9:6 Reina-Valera 1960

6 “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.”

Reina – Valera 1960

Consejero“yô-ës” en el hebreo, es un asesor, uno que habla e instruye para tomar una dirección. Un consejero es un asesor que utiliza las palabras para instruir a otro y así tomar el camino correcto.

Esto es significativo pues un consejero incorrecto lleva a un camino incorrecto.

Y es aquí donde nos damos cuenta que la psicología moderna y la consejería bíblica tienen caminos distintos.

La Psicología pretende llevar al hombre a su realización personal, a ser feliz. En resumen, la psicología tiene cuatro objetivos principales: describir, explicar, predecir y modificar el comportamiento humano por medio de la psicoterapia, esto es la cura a través de las palabras de un consejero (un psicólogo) con sus pensamientos filosóficos. Esto lleva al subjetivismo pues cada psicólogo o psicoterapeuta esta influenciado por una corriente psicológica, filosófica, escuelas de pensamiento e incluso vivencias personales que defienden y están dispuestos a enseñar, implementar y desafortunadamente imponer en sus pacientes. La psicología lleva al hombre a sí mismo para encontrar la verdad.

La psicología considerada una ciencia inexacta (calificada así por la misma ciencia) se convierte en sofisticada pero poco práctica para resolver los problemas del alma humana.

La consejería bíblica, por el contrario, pretende llevar al hombre a glorificar a Dios, ese es su principal y único objetivo.

La consejería bíblica no se basa en metodologías y términos médicos como lo hace la psicología, la consejería bíblica es simple pero efectiva pues se basa en encontrar la repuesta al problema del aconsejado a través de la Palabra de Dios.

La consejería bíblica no pretende ayudar a la persona sin considerar a Dios, por el contrario, lo que busca es centrar al aconsejado para que glorifique a Dios con su vida.

Ese es el sentido principal del consejo bíblico, esto no es simple es totalmente funcional.

La Palabra de Dios no es subjetiva sino es la Verdad:

Juan 17:17 Reina-Valera 1960

17 “Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.”

Reina – Valera 1960

Mientras que la psicología busca la realización humana a través de el subjetivismo, la consejería bíblica busca la santidad (consagrar para Dios) de la persona por medio de la verdad de Su Palabra.

Desafortunadamente dentro de la iglesia cristiana se ha filtrado la idea de que la verdad de Dios no es la verdad del hombre y que para salir adelante de sus problemas emocionales un creyente necesita algo más efectivo que la Palabra de Dios.

Dentro de la iglesia cristiana algunos dicen que debe existir la consejería cristiana sin libro (sin Biblia) o que la consejería cristiana debe ser complementada con el conocimiento de la psicología. Más esto no puede ser posible, el cambio no puede venir en una persona si no está expuesta a la verdad de la Palabra de Dios.

Las personas no cambian con teorías sino con la verdad.

El objetivo de la consejería bíblica es llevar a la persona a la santidad, mientras que el objetivo de la psicología es llevar a la persona a la auto realización, estos son dos caminos muy distintos con destinos opuestos, uno divino y otro mundano.

La psicología victimiza a la persona, «el problema son todos menos yo». La consejería bíblica hace ver a la persona culpable por su pecado, lo confronta con su pecado, lo lleva al arrepentimiento, responsabiliza al hombre, lleva al cambio a través de la Palabra de Dios. Ahora, si esa persona es genuinamente una víctima y necesita ayuda, la Palabra de Dios es la única fuente que puede consolar su alma alejando su corazón de la autojusticia y la autocompasión.

En el Salmo 19:7-9 escrito por el rey David tenemos una de las más grandes afirmaciones de la suficiencia de la Palabra de Dios para guiar el alma del creyente:

Salmos 19:7-9 Reina-Valera 1960

7 “La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma;

El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo.

8 Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón;

El precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos.

9 El temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre;

Los juicios de Jehová son verdad, todos justos.”

Reina – Valera 1960

Es definitivo que el objetivo de la Biblia no es ser un libro de psicología en sí, pero es el único libro que tiene la autoridad para hablar de la “psique” o alma humana. En ella según el Salmo 19:7-9 encontramos fundamentos de que la Palabra de Dios la única fuente de ayuda para el alma humana:

· La Escritura es digna de confianza, e imparte sabiduría (v.7).

7 “La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma;

El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo.”

La ley – La Torá, es la enseñanza de Dios, sus directrices o instrucciones, Su Palabra y para que esta transforme nuestra alma se debe de estudiar:

Salmos 1:2 Reina-Valera 1960

2 “Sino que en la ley de Jehová está su delicia,

Y en su ley medita de día y de noche.”

Reina – Valera 1960

Las Escrituras son la Palabra de Dios, son las enseñanzas de la máxima Autoridad en el universo, solo Dios puede hablar del alma del hombre pues Él fue quien creó al hombre (Génesis 1:26).

Las Escrituras son las instrucciones de Dios para que el hombre pueda vivir delante de Él dignamente:

2 Timoteo 3:16-17 Reina-Valera 1960

16 “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,

17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”

Reina – Valera 1960

· La Escritura es perfecta, y convierte el alma (v.7).

7 “La ley de Jehová es perfecta que convierte el alma;”

Perfecta – “Tâmîm”en el hebreo, esto es un animal sin problemas de cojera, no tiene pata coja o desnivelada, camina en rectitud.

Quien camina obedeciendo la Palabra de Dios lo hará rectamente, sin cojera y su alma se convertirá a la rectitud. Ahora, como es perfecta es fiel:

El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo.”

El testimonio (documento) de Jehová es fiel, con sustento verdadero, duradero, confiable y veraz que hace sabio al sencillo, es decir, aquel que no sabe como vivir, como enfrentar los problemas de la vida, que es ignorante, inexperto e imprudente; así nos encontramos todos cuando queremos resolver nuestros conflictos sin la Palabra de Dios.

Mientras que todos los libros de psicología están basados en la especulación, la Biblia esta basada en la Verdad de Dios, que es la única verdad.

7 “La ley de Jehová es perfectaque convierte el alma;”

Alma – “Nê·pês” en el hebreo, esta palabra se refiera a vida, persona, interior, la Palabra convierte el interior de la persona, como resultado su vida cambia. Nada puede hacer eso; solo la Palabra de Dios tiene ese efecto en una persona que es gobernada por el Espíritu Santo.

· La Escritura es recta, y produce Gozo (v.8).

8 “Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón; El precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos.”

Los mandamientos de Dios, directrices y preceptos nos guían por el camino correcto de la vida, la Palabra de Dios trae confianza, sabiduría, convierte el alma humana para caminar en rectitud y vivir con sumo gozo (Santiago 1:2).

Si un creyente está pasando por una crisis de ansiedad, depresión, temor o duda, la solución no se encuentra en la búsqueda de la satisfacción egoísta como la autoestima y la satisfacción personal que promueve la psicología moderna. La solución solo se encuentra en aprender a obedecer el consejo de Dios y disfrutar del deleite resultante:

Salmos 16:7-9 Reina-Valera 1960

7 “Bendeciré a Jehová que me aconseja;

Aun en las noches me enseña mi conciencia.

A Jehová he puesto siempre delante de mí;

Porque está a mi diestra, no seré conmovido.

Se alegró por tanto mi corazón, y se gozó mi alma;

Mi carne también reposará confiadamente;”

Reina – Valera 1960

El gozo es contrario a cualquier crisis del alma.

· La Escritura es Verdad, y es toda justa (v.9).

9 “El temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre;

Los juicios de Jehová son verdad, todos justos.”

En el Salmo 19:9 el salmista usa el término “temor” como un sinónimo de la Palabra de Dios:

“El temor (La Palabra) de Jehová es limpio (a), que permanece para siempre.”

Este temor habla del asombro reverencial hacia Dios que impulsa a los creyentes a adorarlo.

La Escritura, en este sentido, es el manual divino para saber cómo adorar al Señor. La palabra hebrea “bâr” se traduce como “limpio” habla de ausencia de impureza, suciedad, contaminación, o imperfección.

La Escritura no tiene pecado, maldad, corrupción o error,  La verdad que expresa está por lo tanto totalmente libre de contaminación y sin mancha.

Quien se guía por la Palabra de Dios caminará en rectitud, pureza y gozo.

Si hay alguien que sufrió angustia en su alma fue el rey David.

En el salmo 55 tenemos un excelente ejemplo de como enfrentar a la angustia considerando a Dios:

1.- Ora sin cesar. V.1-2.

2.- No ver la solución en tu interior. V.4-5.

3.- No huyas, espera en Dios. V.6, 7-8.

4.- No mires las circunstancias. V.10-12.

5.- Mira a Dios y confía en Él. V. 16, 22-23b.

La psicología no debe de estar en la iglesia de Cristo pues la Palabra es suficiente, la Biblia es el consejo del alma del creyente.

Confesión de fe, Distintivos de Palabra Abundante

Para terminar recordemos las palabras de Pablo a la iglesia de Colosas hablándoles de que no se dejaran engañar por medio de filosofías humanas que no eran conforme a Cristo y que recordaran que solo Cristo era suficiente:

Colosenses 2:8-10 Reina-Valera 1960

8 “Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo.

9 Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad,

10 y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo

principado y potestad.”

Reina – Valera 1960

Comparte este artículo con otros:

Bibliografía:

  • Confesión de fe Palabra abundante, distintivo «La Palabra de Dios el consejero de nuestra alma».
  • La Consejería bíblica. John MacArthur. Editorial Grupo Nelson.
  • Nuestra suficiencia en Cristo. John MacArthur. Editorial Mundo Hispano.
  • Imagen cortesia de Freepik: Foto de Salud creado por freepik – www.freepik.es